Home » Trabajo en casa » Mujer emprende desde tu hogar

Mujer emprende desde tu hogar

Mujer emprende desde tu hogar

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Madres Profesionistas (fuente: www.pymempresario.com), casi el 70% de las mujeres que trabajan son madres de familia, lo cual hace que sean mujeres que valoran la flexibilidad de horarios sobre el nivel de ingresos. Si a eso se suma que el promedio de escolaridad (y con ello, de opciones de empleo), es menor entre las mujeres que entre los hombres, tenemos que las miniempresas operadas desde casa son territorio prácticamente dominado por las mujeres. Naturalmente, un gran papel en esta conformación lo juega el que muchas madres son solteras, o bien, no cuentan con el apoyo de sus maridos para atender la casa ni cuidar de los hijos.

Por las circunstancias que las rodean, las empresas operadas por mujeres tienen características muy particulares, según se desprende de un estudio hecho en 1994 por Gina Zabludovsky, Las mujeres empresarias en México, y citado por el Inmujeres en un libro dedicado a la mujer empresaria. A pesar de que este estudio  tiene más de 15 años, la situación ha variado muy poco, de ahí que diversas instancias, como el propio Inmujeres, estén impulsando programas de apoyo al emprendimiento de la mujer.

Entre las características de las empresas operadas por mujeres—con base en casa o fuera de ella—se encuentran que en promedio,  son más pequeñas que las operadas por los hombres; en su mayoría fueron fundadas con ahorros personales; muchas nacieron acuciadas por la necesidad sin  que sus creadoras tuvieran  la menor noción de que se estaban volviendo empresarias; más de la mitad de dichas empresas jamás han solicitado un crédito para crecer; una cantidad importante de estos negocios se creó ante la pérdida del empleo, un divorcio o la muerte de un familiar, es decir,  no fueron producto de un plan de vida.

Según el libro “Empresas de mujeres, empresas exitosas”, editado por Inmujeres en el 2009, “dedicarse a las actividades empresariales no es una tarea fácil para las mujeres; a este rol no solo se oponen aspectos económicos, desinformación, carencia de conocimientos técnicos y administrativos o falta de experiencia, sino también fuertes resistencias sociales y familiares”.

Muchas mujeres emprenden un pequeño negocio bajo la advertencia de esposos, padres y hasta hijos de “no descuidar la casa”, y llevan adelante su idea sin recibir ayuda para las labores domésticas y logrando, no obstante, un razonable grado de éxito en su negocio.

Ahora, si con todo en contra, tantas mujeres lo consiguen, ¿Cuánto más podrían triunfar con información, créditos y  el apoyo de sus familias? Afortunadamente, cada vez más emprendedoras tienen todo a su favor.

Cada emprendimiento, una historia

Para saber que podemos tener un negocio desde casa, nada ayuda más que conocer historias de mujeres que lo lograron. Aquí traemos algunas:

Patricia  Aguirre,  Joyería

Patricia es una actriz de larga trayectoria que se reinventó como mini empresaria de joyería de diseño. Ella misma nos cuenta su historia.

“Entré a esto  de la joyería en un receso de mi carrera de actriz y mientras trabajaba como asistente de mi pareja, que se dedicaba a vender obra de arte. Llegó un momento en que necesitaba hacer algo creativo y en una plática con él, le dije que me interesaba hacer joyería, para que cuando no tuviera trabajo de actriz, me ayudara con la venta de mis collares. Por supuesto que no sabía hacerla pero aprendería. Y así fue. En un día aprendí lo básico y me solté poco a poco. Al principio empecé con modelitos sencillos con piedras y plata, pero me topé con Talina Fernández y al mostrarle mis accesorios, me dijo que las piedras ya estaban muy vistas, que si le llevaba joyería con semillas, me compraría todo. Así que me puse a investigar la joyería africana y saqué diseños afromex, que por supuesto,  le encantaron. Ella me enseñó a destaparme y pensar que en el diseño todo se vale; empecé a trabajar con chiles, café, frijol, maíz, cacao, cacahuate y otras semillas, combinadas  con piedras, plata, latón y dijes antiguos. Eso es lo que hace mi sello particular. He vendido en Conaculta, para los regalos que hacía Sari Bermúdez—titular durante el sexenio de Vicente Fox—en  el extranjero, en las librerías Educal, en Pineda Covalin, en TV Azteca, en Televisa y además soy patrocinadora  de la joyería que utiliza Laura García en “La Dichosa Palabra”, de Canal 22.

La joyería ya dejó de ser una mera alternativa para ayudarme, es una vocación que me complementa mucho, porque a diferencia de la actuación, que es un trabajo colectivo, es totalmente intimista y reflexiva. Cada pieza que hago tiene su propio ritmo y solo yo decido el principio y el final. Cada pieza me va indicando el camino o si vuelvo a empezar. Me encanta diseñar para mujeres imaginarias, aún cuando tengo pedidos especiales”.

Puedes encontrar la joyería de Patricia Aguirre en Facebook  y de venta en La Coupole Moda, en Altavista 160, Colonia San Angel Inn, en la Ciudad de México.

Claudia Peña, Bombombom Dulces Detallitos

Diseñadora Gráfica de profesión, Claudia creció con el ejemplo de una mamá aficionada a la repostería y a regalar dulces detallitos a amigos y familiares. Tal combinación hizo surgir, hace  cuatro años, su pequeño negocio de elaboración de paletas, bombones, gomitas y galletas decoradas para eventos especiales.

Los recuerdos que Claudia elabora marcan tu evento de manera inolvidable, y aunque se pueden comer, son tan bonitos que difícilmente te atreves a ello.

El inicio de lo que primero fue un mero pasatiempo, nos cuenta, coincidió con la entrada al kinder de su pequeño hijo. Era el momento de compartir, con los amigos de su hijo, algún detalle, como caramelos, dulces o chocolates.

“Y en algún momento de hace 4 años, más o menos, vi unas paletas de bombón decorado. De hecho, ese es el principio, de ahí el nombre de Bombombom, porque comencé decorando el bombón”.

Asegura que sus primeros intentos no salieron demasiado bien, pero que a pesar de eso, su esposo, familia y las mamás de los compañeritos de su hijo le dieron tantos ánimos que se decidió a convertir este pasatiempo en una empresa.

“No me sentía muy preparada, pero me animé, porque aunque no había tomado ningún curso, estuve comprando revistas y sumergiéndome en internet (maravillosa herramienta). Ahí descubrí imágenes, revistas para descargar, páginas web, recetas, ideas y con la práctica lo fui haciendo cada vez mejor”.

Para conocer el trabajo de Claudia, a su página de Facebook o su sitio web http://bombombomdulces.com/

 

Iamiqué. Cuentos infantiles diferentes

Esta interesante historia la encontramos  en el e-book  “100 casos de emprendimientos exitosos”, por Eduardo Remolins y Julieta Avalle. Es una historia ocurrida en Argentina y es particularmente interesante.

Iamiqué  es una editorial de libros infantiles  “científicamente divertidos”, que pertenece a dos mujeres: una física y una bióloga, interesadas en contar ciencia para niños.  La idea, como tantas,  surgió en charlas informales de amigas y en el camino, conocieron de cerca el trabajo editorial, al colaborar ambas para editorial Santillana.

Carla Baredes e Ileana Lotersztain afinaron su idea y sin estructura formal (oficinas o empleados) se determinaron a lanzar, por cuenta propia, su primer libro, con un tiraje de tan sólo 200 ejemplares. Contaban con la ventaja de tener un socio impresor: el esposo de Carla, quien financió la primera producción. Los libros se dieron a conocer de mano en mano hasta llegar a producciones de 100 mil ejemplares por año, entre diversos títulos. Varios textos ya han sido traducidos al portugués, catalán y coreano.  Actualmente, Iamiqué es una editorial  en toda forma.

 

Conoce las instituciones y asociaciones que apoyan a los emprendedores;

About Rondero